Si tienes un portátil pequeño, compráte una pantalla externa para trabajar en casa

Los usuarios de portátiles pequeños sufren a menudo de incomodidad visual y de fatiga prematura por trabajar en condiciones difíciles.

Mi recomendación si tienes un portátil de menos de 13″, es que te compres un monitor externo con 22″ de diagonal para casa. El tamaño más grande de pantalla redundará en una mayor productividad. Complementa la mesa de trabajo con un ratón y un teclado externos y estarás listo para rendir al máximo.

Cuando pasamos muchas horas delante de una pantalla digital, la comodidad de trabajo es fundamental. De esta manera reducirás la fatiga visual y podrás trabajar de forma más eficiente. Básicamente te propongo que conviertas tu ultraportátil en un sobremesa. Sólo tienes que conectar la salida HDMI de tu ordenador a la pantalla externa.

Este es uno de lo mejores consejos que puedo darte a nivel de ergonomía y salud laboral.

La idea original viene del siguiente artículo: ¿Ordenador portátil o de sobremesa?

Ser agradecido es de bien nacido 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *